Nuevos tratamientos para la Artrosis


En la natural evolución de las técnicas que se actualizan día a día, se persigue el objetivo de actuar en forma específica ante la dolencia de cada paciente en especial en cada zona de la columna, caderas y rodillas.

Existen alternativas para evitar las cirugías en las Artrosis, conocidas como técnicas regenerativas, que llevan al paciente a la curación o a grados menores de afectación. Se están utilizando en todo el mundo tratamientos que apuntan a la regeneración del cartílago y que ese cartílago sea de buena calidad en colágeno, así como fortificar la cápsula articular. Estos son los tratamientos llamados regenerativos. Como ejemplo la proloterapia, el plasma rico en plaquetas utilizado dentro de la articulación y las células madre.

El plasma rico en plaquetas es una técnica que se hizo reconocida por su uso para reducir las arrugas y contrarrestar la celulitis, pero que luego se conoció su capacidad para "regenerar" los tejidos, que produce mejoras en casos de artrosis, tendinitis y un gran número de lesiones deportivas.

Actualmente también para el tratamiento del dolor que provoca la Artrosis se está utilizando la Apitoxina que es un producto farmacéutico obtenido de la toxina de la abeja, para el alivio de dolores agudos y crónicos. Utilizado como tratamiento complementario o alternativo para el alivio de dolores agudos y crónicos, por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, es aplicable en pacientes con Artrosis, Artritis, Artritis Reumatoidea, Reuma, Afecciones Osteomusculares, y articulares en general. La Apitoxina, tiene una acción antiinflamatoria y regeneradora tisular y articular. Al aumentar la irrigación sanguínea en la zona afectada, se incrementa la eliminación de detritus, lubricando y desbloqueando los tejidos y las articulaciones, aliviando el dolor e iniciando el círculo virtuoso de elasticidad, movilidad y aumento de líquido sinovial.

Otro tratamiento aplicado en la actualidad es el tratamiento con Ozono. La Ozonoterapia, por sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y reparadoras, constituye un recurso terapéutico ideal para la Artrosis ya que se puede utilizar por periodos prolongados con excelentes resultados, sin generar efectos tóxicos colaterales aun en personas de edad muy avanzada.

La mayoría de estas nuevas técnicas han demostrado ser efectivas para tratar el daño y dolor ocasionado en :

Artrosis de cadera, rodillas, hombros, codos, muñecas, túnel carpiano, tobillos, ciática, fusión espinal, hernia de disco, degeneración discal, inestabilidad espinal, espondilitis, espondilosis, radículopatías, espolones, osteofitosis, sindrome facetario, estrechamiento foraminal, compresión espinal, escoliosis, dolor cervical, dorsal, y dolor lumbar.